Author Archive

PROCESION GENERAL

sábado, mayo 8th, 2010

ja4.JPG ja1.JPG

dsc02545.JPG ja3.JPG dsc02549.JPG

En el recuerdo siempre nuevo de sus raíces, el primer domingo de Mayo, el pueblo de Castellón aclamó a su Patrona y Reina, la Verge del Lledó, cuya imagen sagrada se expuso a sus devotos en Solemne Procesión, cuyo comienzo tuvo lugar en la explanada de la Basílica, para transcurrir a través de la Avenida con la misma denominación de la Patrona. La imagen de la Patrona, a hombros de un grupo integrante de la Asociación de Barreros de la Mare de Déu de Lledó, coronó la Procesión conformada por la Corporación Municipal a cuya cabeza se situó el Alcalde Don Alberto Fabra, la Junta de Gobierno de la Real Cofradía, presidida por Don Joaquín y Doña Ana Valls acompañados por sus cargos de gobierno, así como las camareras de la Virgen y los caballeros de la Cofradía, luciendo todos ellos las insignias acreditativas de pertenencia a la centenaria institución.Como institución eclesiástica la Basílica contó con su Prior, Don Vicente Agut, yla Real Cofradía con don Ignacio Pérez de Heredia, acompañados de numerosos sacerdotes pertenecientes a las distintas parroquias de la ciudad de Castellón. De igual forma, el Ilustrísimo Señor Obispo de la Diócesis Segorbe-Castellón, Don Casimiro López Llorente, participó en el entero recorrido de la procesión, cuyo discurrir se jalonó de numerosísimas muestras de afectos, cariño y devoción del pueblo hacia su Mare de Déu. Tras completar el itinerario habitual, la comitiva retornó a la Basílica, donde se rezó una Salve en la entrada mientras la Mareta, sin dar nunca la espalda a su pueblo, retornaba al templo. Entre pétalos de flores, vivas y aclamaciones sin cesar, la ilustre Patrona reunió a los presentes en una emotiva Plegaria, rezada por el Señor Obispo, quien encomendó a todo el pueblo de Castellón en estos difíciles tiempos. Con el Canto de los Gozos a la Mare de Déu, finalizó el acto dela procesión. Si bien numerosas personas se congregaron en el Camarín de la Basílica con el fin de besar la devota imagen, antes de ubicarla en el pedestal.